Fertilización de trigo a la siembra: los resultados de la última campaña en el centro-norte de Córdoba


Por Ricardo Maich

“Gastar pólvora en chimangos, como reza el dicho popular, es desperdiciar tiempo o esfuerzo inútilmente”. Gustavo Slafer concluye en uno de sus tantos trabajos sobre ecofisiología en trigo de la siguiente manera: “las diferencias en el rendimiento también se relacionaron con las diferencias en la eficiencia del uso del agua y el nitrógeno: en condiciones de bajo rendimiento, el trigo para pan fue consistentemente más eficiente que el trigo para fideos y bajo condiciones de alto rendimiento, el trigo duro fue más eficiente”.

Bien, los resultados de la pasada campaña agrícola (2021-2022) confirman dicha aseveración. Como ya es un clásico, el ensayo se condujo en el Campo Escuela de la Facultad de Ciencias Agropecuarias (UNC), situado en el centro-norte semiárido de la provincia de Córdoba.

Se evaluaron tres genotipos de trigo para fideos (candeal), Carilo, Odiseo y una línea experimental (LE13), y una variedad de trigo para pan (ACA 360).

La siembra se sustanció el 11 de mayo del 2021 y el agua útil hasta los dos metros de profundidad al momento de la siembra alcanzó los 236 mm.

Se recurrió a un ensayo en parcelas divididas, correspondiéndole a la parcela principal el genotipo y a las subparcelas un testigo sin fertilizar y un tratamiento con una dosis de 50 kg N ha-1 aplicada sobre la línea de siembra, todo enmarcado en un diseño en bloques aleatorios con tres repeticiones.

Cada unidad experimental (subparcela) estuvo constituida por tres surcos de 5 m de longitud distanciados por 0.20 m. Se sembraron 200 semillas viables m-2.

A partir del surco central se estimó el rendimiento en grano y en biomasa aérea (kg ha-1), el índice de cosecha (%), el peso de mil granos (g) y el número de granos m-2. Los datos fueron sujetos al correspondiente análisis estadístico haciendo uso del software Infostat.

Resultados

De la tabla 1 se desprende que dos de los tres genotipos de trigo candeal (Odiseo y LE13) vieron significativamente reducido su rendimiento y el número de granos m-2 cuando fueron fertilizados a razón de 50 kg N ha-1 al momento de la siembra.

En lo que respecta al cultivar de trigo pan “ACA 360”, la fertilización nitrogenada no incidió ni positiva ni negativamente sobre el rendimiento y sobre su principal componente numérica (número de granos por unidad de superficie).

Tabla 1. Efecto de la fertilización nitrogenada sobre el rendimiento en grano y el número de granos m-2  en un genotipo de trigo para pan y tres de trigo para fideos.

Especie                   Variedad     Dosis de nitrógeno        Grano             Número granos

(kg N ha-1)             (kg ha-1)                     (m-2)

Trigo para pan         ACA 360                 0                        3033 a                 7351 a

50                        3292 a                 7886 a

Trigo para fideos      Carilo                     0                        1983 b                 4814 b

50                        1533 b                 4342 b

Trigo para fideos      Odiseo                    0                        2992 a                 7085 a

50                        1817 b                 4447 b

Trigo para fideos      LE 13                      0                        3343 a                 7785 a

50                        2183 b                 5047 b

Por su parte, las dos principales componentes fisiológicas del rendimiento en grano (producción de biomasa área e índice cosecha) sufrieron reducciones significativas toda vez que el cultivo fue fertilizado con nitrógeno a la siembra (Tabla 2).

Tabla 2. Efecto de la fertilización nitrogenada sobre la producción de biomasa aérea y la partición de esta a grano (índice de cosecha).

Dosis de nitrógeno                       Biomasa aérea                   Índice de cosecha

(Kg N ha-1)                                    (kg ha-1)                                  (%)

0                                              14198 a                                 20.1 a

50                                            12046 b                                 18.4 b

En la región centro-norte de la provincia de Córdoba rara vez llueve hacia finales de otoño, durante el invierno y a principios de primavera. No es nada raro que el cultivo se las tenga que arreglar solo con el agua almacenada en el suelo al momento de la siembra. Siendo la regla general que no llueva durante el ciclo de cultivo del trigo, es de esperar que la fertilización con nitrógeno sea ineficaz.

Eso sí, si aconteciese una precipitación milagrosa durante el invierno o si se contase con riego (subterráneo o aéreo) el cantar sería otro. Conjeturas aparte, antes de fertilizar un trigo en la región, se debería considerar previamente la elección del cultivar (corto-intermedio), la fecha de siembra (cuanto antes mejor) y la densidad de siembra (no pasarse de las 200 semillas viables m-2).

The post Fertilización de trigo a la siembra: los resultados de la última campaña en el centro-norte de Córdoba first appeared on Infocampo.



Via: InfoCampo – Fertilización de trigo a la siembra: los resultados de la última campaña en el centro-norte de Córdoba


Te puede interesar

Tipos de maleza que se encuentran en el campo argentino

Las malezas son plantas que crecen de manera agresiva y espontánea en cualquier zona controlada …

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad