Maxi Sánchez “Y como dicen los chicos de mi taller de teatro: posta que es hacer un sueño realidad”


El actor y director rivadaviense Maxi Sánchez, que cuenta con una extensa trayectoria artística en el ambiente rosarino, brindó una charla a distancia donde revela sus miedos, sus proyectos y uno en especial que ya es furor en Álvarez.

El deseo colectivo de dar sala…

En tiempos de coronavirus, de encierro, de vacuna rusa, se destaca una iniciativa artística donde un grupo de actores re-inauguró una sala teatral ubicada en la biblioteca popular de Álvarez y de esta manera poder volver a disfrutar del teatro. En definitiva un teatro para la pandemia, una opción para la creación escénica en tiempos de Covid-19.

– ¿Podrías contarnos quién sos y a qué te dedicas?
– Me llamo Maximiliano Sánchez, soy actor, director y profesor de teatro. Si pudiese resumir, o resumirme, en una palabra, me definiría como una persona dedicada al arte.

– La pandemia obligó a posponer estrenos y en muchos otros casos bordear a las alternativas digitales en las casas. ¿Cómo hiciste para poder sortear esta difícil tarea del sobrevivir en pandemia?
– Sobrevivir en pandemia con el arte como estandarte, fue una tarea rara, complicada, nueva. Utilicé este tiempo para explorar nuevos horizontes y nuevos caminos en la actuación.

Realicé más de 200 vivos gratuitos donde el feed back con el público fue por medio de una pantalla táctil. Buscar hacer monólogos con interacción ha sido un importante desafío, porque lograr responder preguntas con un atraso, atraso causado por cuestiones digitales, no es para nada simple, pero buceando en este nuevo mundo logré tener muchísimo público todos los días y de ese modo la pandemia se transformó al mismo tiempo en una instancia de crecimiento y de disfrute.

Mi “sobrevivir” fue más espiritual que económico, fue más proyectando a futuro que padeciendo el cambio.

Te preguntarás por qué proyectando a futuro, y la explicación es que con Natalia Bullentini (presidente de la biblioteca popular Carlos Guido y Spano) y Héctor “Pepo” Foulques (escritor), nos calzamos el mameluco y le dimos nueva vida al Auditorio “Beatriz Ferpozzi” de la Bilioteca de la localidad de Álvarez que llevaba muchísimos y años en terapia intensiva.

Lo transformamos de auditorio a sala teatral, y puedo contarte orgulloso que después de muchos meses de trabajo, ad honorem, logramos sacarle todas las telarañas y el día 19 de diciembre de 2020 inauguramos a sala llena.

– ¿Qué se siente poder llevar a cabo la reinauguración de la sala teatral de la biblioteca popular de Álvarez? ¿Cómo surgió la idea?
– Para una persona que transpira arte, y digo transpira porque el arte requiere de muchísimo esfuerzo y solo de las palabras necesarias, el ser parte activa de un proyecto de esta magnitud, es haber logrado hacer realidad un sueño. Y como dicen los chicos de mi taller de teatro: posta que es hacer un sueño realidad.

La idea surgió de una charla con Natalia. El antiguo auditorio estaba casi en ruinas. Nos miramos cara a cara y sobraron las palabras. Martillo, clavos, agujereadora, pinturas, maderas, muchos metros de tela y muchos largos meses, de muchas semanas, con muchos días de muchísimas horas. Y un buen día, con los brazos cansados pero con el corazón intacto, abrimos el telón de, hoy por hoy, la única sala teatral de la localidad de Álvarez, que entre otras cosas tiene dos juegos de patas y un hermoso telón. Sala que no tiene nada que envidiarle a muchas de las que están en nuestra vecina localidad de Rosario.

– ¿Qué rol tiene un director de sala?
– El rol que tiene, a mi humilde entender, es que los engranajes de la maquinaria llamada “Sala de Teatro”, estén siempre en armonía para que todo se mantenga en el necesario movimiento.

Son muchas las patas que conforman esta hermosa mesa llamada Teatro. Programación, boletería, sala de exposiciones (porque además de teatro tiene una sala de exposiciones de arte), técnica, logística con los artistas, publicidad. Y todo esto debe estar en perfecta concordancia para que cuando el público llegue, la magia se encienda.

– Contanos cómo es el cronograma de obras que se llevarán a cabo y cómo llevarán este trabajo respetando protocolos de prevención al Covid-19.
– La sala ya tiene varias obras de teatro y recitales programados, y además tiene hasta marzo inclusive muestras de arte que se renovarán cada 15 días. La sala tiene una capacidad para 120 espectadores, pero por prevención y protocolos necesarios, es que solo pueden asistir, por el momento de a 40 por función.

Esto no es una restricción, porque lo que hacemos es que en lugar de solo una función, se realicen tantas funciones como sea necesario para que el público alvarence no se quede con las ganas.

– ¿Cómo recibió esta noticia el público de Álvarez?
– Mirá, la verdad es que hasta nosotros mismos estamos sorprendidos. Álvarez regaló sala llena en la inauguración, donde abrió la artista plástica rosarina, María Laura Beccani, con unos cuadros excelentes y a continuación el unipersonal Maxi+historias navideñas.

– ¿Dónde puede la gente acercarse y comunicarse para visitar Álvarez obviamente con barbijo y con ganas de volver a sentir el olor de un teatro y codearse mientras disfrutan de desligarse de la histeria pandémica?
– En la biblioteca popular Carlos Guido y Spano de Álvarez, funciona el auditorio Beatriz Ferpozzi. Es un hermoso combo imperdible. Podés arrimarte a buscar los mejores libros y a la vez disfrutar de una obra de teatro, un recital y siempre, siempre, siempre tenés una muestra de arte que cada quince días se renueva.

La biblioteca es un lugar de encuentro y de capacitación en arte. Allí podés tomar de clases de un millón de talleres con docentes que te sacás el sombrero y les hacés una reverencia.

Podés comunicarte con la biblioteca por todas las redes sociales para ir a ver un evento, para exponer, para tomar un curso o para lo que se te ocurra.

– ¿Qué miedos y qué deseos sentís hoy como director teatral frente a tu labor?
– El miedo es uno y, la verdad, un poco se va disipando. El miedo es que el tiempo transcurrido y el temor de la gente a esta pandemia, se energicen y logren que no vengan a ver los espectáculos.

– Más allá de los cierres de los cines, la cuarentena nos dio la posibilidad de pensar la alternativa del streaming como una opción que llegó para quedarse, ¿qué pensás de las plataformas digitales?
– Creo que todo esto es y sigue siendo una instancia de aprendizaje. Los streaming son una buena opción. Yo pude hacer 2: “Los Astembos aislados y encuarentenados” Y “La Navidad de los Astembos”. Son continuación de una obra escrita y dirigida por Darío Marucco. Con la obra original, “Mi familia es un show” hicimos temporada en Carlos Paz hace unos años, y hoy, por esta magia llamada streaming, continuamos ese éxito dejando al público con el asombro y la alegría de siempre.

– Comenzaste como actor y ahora sos director teatral, ¿es algo que siempre has querido hacer o surgió en el camino?
– El ser director surgió en el camino. Fui, soy y seré actor. Lo llevo en la sangre, me apasiona. Dirijo varias obras pero nunca dejo de actuar. Soy uno de los que cree que la dirección y la actuación van de la mano. Son algo así como primos hermanos.

En la actuación uno puede crear personajes o criaturas y por un momento ser otro, y en la dirección, uno ve plasmado en los actores sus ideas y pensamientos.

Debo decir que ambas cosas son terribles pasiones en mí.

– ¿Qué es lo más positivo y negativo de tu trabajo? ¿Qué miedos y qué deseos sentís hoy como director teatral frente a tu labor?
– En lo que respecta al escenario, como positivo, veo, o me encanta poder ser y hacer que sean, al menos por un momento otras personas que viven otras vidas. Eso es magia pura y es un privilegio. Como negativo es la percepción de la gente que por actuar o dirigir, uno no debe recibir una compensación económica. Muchos piensan y muchos se atreven a decir, que esta santa profesión es solo un juego. Me encantaría invitarlos a vivir la elaboración y estrenos de una obra para que se den cuenta de lo equivocados que están.

En cuanto a deseo, yo sueño que la gente apoye el teatro independiente. Es un teatro que se lleva mucho esfuerzo y mucho corazón. Y miedos… (Se silencia y piensa), miedos no tengo, tengo desafíos.

Perseguir la felicidad

– ¿Cuál sería tu consejo para las personas a las que les gustaría dedicarse a la dramaturgia?
– Hay algo que suelo decir en algunos finales y algo que pregono en toda mi vida como docente de arte.

Si a tu hijo o hija, le gusta pintar, actuar, tocar algún instrumento o cualquier cosa que sea una expresión artística, apoyalo, empujalo, ayudalo, incentivalo.

Y a vos, que sos amante de un arte, cualquiera que este arte sea, te digo que no lo dudes, metete con pies y manos, con mente y espíritu.

Estudiá, formate, respetá el arte, tomalo en serio, no te quedes quieto. Perseguí siempre la excelencia.

Persigan, en la vida, la felicidad. Y si la felicidad es el arte, persigan con todo el cuerpo y el corazón al arte.

Y como veo que ya estás armando las valijas, voy a aprovechar este momento para decirte gracias por tomarte este tiempo y esta molestia para charlar conmigo, y acordate de una cosa: el cementerio está colmado de personas infelices… jugate por tu felicidad.

Por Gisela Mesa
Fuente: miradorprovincial.com


Te puede interesar

La policía de Rivadavia esclareció un hurto y recuperó dos motocicletas

Este viernes los agentes de la Comisaria de América a cargo del Comisario Gastón Orellano …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad