El padre de Solange Musse apunta a la Policía de La Pampa por el maltrato


Dijo que lo obligaron a regresar, sin descansar ni bajarse del auto, por la ruta del Desierto.

El padre de Solange Musse (que no pudo ver a su hija que murió de cáncer porque la Policía de Córdoba y la autoridad sanitaria se lo impidieron), acusó a policías de La Pampa por el maltrato que recibió en su regreso a Neuquén.

Fue obligado a manejar de regreso a Neuquén sin bajarse del auto y sin poder dormir, por la ruta del Desierto, una vía donde la hay advertencia por los riesgos de manejar cansados y donde la Policía de La Pampa hace operativos para que los conductores descansen. Entre la salida y el retorno a Plottier cumplió 40 horas, de las cuales sólo durmió dos.

La historia de Solange Musse conmovió el país. Una chica de 36 años que murió de cáncer en Córdoba. Su padre (quien viajó desde Neuquén) no pudo despedirse porque lo frenaron en el puesto sanitario. Ella escribió una carta con una frase que se hizo viral: “hasta el último suspiro tengo mis derechos”.

La historia

El domingo 16 de agosto, su padre Pablo Musse llegó a las 8 de la mañana al puesto caminero de Huinca Renancó después de salir de Plottier (en la noche del sábado).

Allí, en ese puesto sufrió el maltrato y la falta de consideración d la policía cordobesa. Un maltrato similar al que sufrieron pampeanos y cordobeses durante la pandemia, tanto de parte de la Policía de La Pampa como de Realicó, a un lado y otro del límite interprovinical. Huinca Renancó y Realicó tiene mucha intercomunicación y muchos jubilados cordobeses de PAMI -por un convenio- se atiende en la localidad pampeana.

En el paso por Río Negro y Neuquén con permisos nacionales y la historia clínica de su hija, Musse no tuvo problemas. Cuando llegó a Huinca Renancó, empezó la odisea le dijeron que tenía que hacerse hisopado -al que accedió varias horas después- cuyos resultados fueron dudosos ya que le hicieron dos.

Pablo Musse le pidió a la policía cordobesa llegar a Alta Gracia donde estaba su hija. Pero se lo negaron. Iba con su cuñada -quien es discapacitada- y a pesar que le hicieron los hisopados, nunca le tomaron los datos personales.

“Casi 40 horas de viaje manejé. Es una locura. Una falta de respeto total, con una prepotencia inaudita. Nunca me imaginé algo así, sobre todo cuando viajaba con una persona con discapacidad. Íbamos a Córdoba, mi cuñada se quedaba ahí, yo iba a ver a mi hija que tiene cáncer de mama estadio 4, iba con todos los permisos y no me dejaron. Mi hija sabía que íbamos, la destrozaron completamente, no le importa nada a nadie”, se lamentó.

Escoltado y sin poder parar

“Si sigo como estoy, voy a matar a alguien o me voy a matar yo porque a alguien se le ocurre que tengo que seguir manejando hasta 25 de mayo. No sé si voy a llegar porque vengo cansado. Dígame el nombre de su jefe porque si me mato antes, no queda grabado”, dijo Musse apuntando a los policías pampeanos que lo obligaron a un regreso sin escalas desde el puesto caminero con Córdoba hasta 25 de Mayo.

El fuerte pedido de Pablo Musse quedó plasmado en un video que grabó cuando la Policía de La Pampa no lo dejó descansar en la ruta, luego de que fuera rebotado en Córdoba cuando intentaba ingresar para visitar a su hija enferma de cáncer.

El vecino de Plottier comenzó la travesía el pasado sábado y regresó este lunes a la madrugada, escoltado por ocho patrulleros hasta la localidad de 25 de Mayo, en La Pampa, para que no rompa ninguno de los protocolos sanitarios ni las medidas de distanciamiento social. En Córdoba le negaron el ingreso por no tener hecho el hisopado, cuyos resultados dieron “dudoso”. El hombre viajaba junto a su cuñada, quien tiene discapacidad motriz.

Pero no solo eso. En medio de la Ruta del Desierto, Pablo quiso parar para poder descansar y seguir viaje, lo que fue negado por la Policía, quien lo obligó a seguir manejando hasta 25 de Mayo. El pedido del hombre quedó grabado ya que, según él mismo afirmó durante el diálogo, quería dejar constancia por si sufría un accidente de tránsito.

“Te voy a filmar porque me estás pidiendo algo irracional. Me puedo matar yo, puedo matar a alguien. Por lo menos dame el nombre del responsable por si me mato”, le dijo Pablo, desesperado, al oficial que lo patrullaba en plena madrugada, quien en todo momento se negó a darle el nombre.
“Esta ruta en todos lados dice ‘si tiene sueño descanse’. La situación es que hace 36 horas que estoy sin dormir, avisé que iba a parar a dormir, me dijeron que no había problema. Entonces quiero saber el nombre del jefe”, insistió el hombre. “No me gusta arriesgar mi vida ni la de mi familia”, agregó, en otro tramo.
Musse contó que debió continuar su viaje y que, al llegar a Río Negro, tampoco lo dejaron detenerse. Finalmente, llegó a Neuquén el lunes a la 1.30 de la madrugada. “Salí el sábado a las 8 de la noche, llegué el domingo a las 6 de la mañana, dormí dos horas hasta las 8 y ahí estuve sin dormir hasta la 1.30 (del lunes) que llegué a Neuquén”, precisó.

La historia de Solange sacudió al país. Pablo Musse presentó un amparo y ahora le permiten ingresar a Córdoba para el velatorio de su hija. El caso puso en debate el derecho a la despedida final en la cuarentena.

 


Te puede interesar

Sergio Massa reveló qué le dijo Alberto Fernández sobre el escándalo sexual en Diputados

El presidente de la Cámara contó qué habló con el presidente de la Nación antes …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies