Desde Provincia admiten que sorprendió la “magnitud” de nuevos fallecidos por la actualización


Según la subsecretaria de Gestión de la Información bonaerense, Leticia Ceriani, la cantidad de datos que produce la pandemia de coronavirus “es tan grande que es difícil tener los registros al día”.

La subsecretaria de Gestión de la Información del Ministerio de Salud bonaerense, Leticia Ceriani, dijo este martes que el Gobierno de la provincia sabía que había “demora” en la carga de fallecidos por coronavirus pero no su magnitud, al explicar el cambio de modalidad en ese distrito, que permitió detectar 3.500 decesos. Por su parte, la ministra de Gobierno de la Provincia, Teresa García, aseguró que la decisión del gobernador Axel Kicillof en este caso fue “quitar del medio los fantasmas de ocultamiento de fallecidos”.

“Gracias a que somos la única provincia que desarrolló un sistema para monitoreo de camas, cruzamos la información de los fallecidos con nuestro sistema con el SISA (Sistema Integrado de Información Sanitaria Argentino) y con las altas de certificados de defunción, que en la provincia también están digitalizadas, y en el cruce nos aparece esto”, dijo Ceriani en referencia a los 3.523 muertos adicionales.

En declaraciones a El Destape Radio, la funcionaria sostuvo que “sabíamos que había demora en la carga pero no la magnitud”, y señaló que, “al cruzar los datos, nos aparecieron esos 3.500 fallecidos”.

Cruce de datos

La nueva herramienta de “bases integradas” anunciada el pasado viernes para el registro de fallecidos por Covid-19 permite entrecruzar bases de datos de SISA, el Sistema de Gestión de Camas (Sigec) y el Registro de las Personas (Renaper) que elabora los certificados de defunción en forma digital.

“En agosto detectamos una demora en la carga de los fallecidos, que se explica básicamente por la saturación del sistema de salud”, señaló y agregó que ese escenario “no son solo las camas ocupadas sino también la situación de exigencia de los trabajadores de salud”.

La funcionaria evaluó que el sistema nacional “es muy bueno pero en términos de fallecidos hace que haya subregistros, hubo demoras en la carga de fallecidos”, y explicó que “lo que se hizo fue saber exactamente cuántos eran y anunciarlo en conferencia de prensa”.

En ese sentido, Ceriani adelantó que “en estos días van a pasar los fallecidos que encontramos al sistema nacional” y remarcó que “por ahora no hay ningún pedido formal de ninguna provincia” para conocer el sistema implementado por las autoridades sanitarias bonaerenses.

Estrategias

“Cada provincia cuenta con sus estrategias, no todas cuentan con el sistema de camas como Buenos Aires ni tienen digitalizadas las actas, hay que ver las estrategias, porque esto que transparentamos el viernes sin dudas pasa en todas las provincias. Es lo que ha pasado con esta pandemia en otras partes del mundo”, subrayó.

Para la subsecretaria, “la magnitud de información que produce la pandemia es tan grande que es difícil tener los registros al día” y la diferencia está “en aquellas jurisdicciones cuyo gobernador toma la decisión de ir a buscar esos datos, transparentarlos, ponerlos a disposición de la ciudadanía o quienes no toman esa decisión”.

Por otro lado, consideró que “el coronavirus es una enfermedad de notificación obligatoria” y expresó que, en ese sentido, “se podría avanzar para quienes no reportan datos”, aunque precisó: “Entiendo que si pasa es por la sobrecarga que tiene todo el sistema de salud”.

Fantasmas

La ministra de Gobierno bonaerense, María Teresa García, afirmó este martes que el nuevo sistema de “bases integradas” busca “evitar el subregistro” y “quitar del medio los fantasmas de ocultamiento de fallecidos”.

La funcionaria destacó en declaraciones radiales que, “hasta fines de agosto y fines de septiembre, la letalidad del Covid-19 era baja y la carga era bastante acompasada con la realidad” pero reconoció que en ese momento “se produjo un cuello de botella”.

García explicó que “la decisión del gobernador Axel Kicillof fue cruzar las dos bases de datos y el resultado fue la detección de 3.500 fallecimientos”, y fundamentó que “la decisión es que sea un dato transparente, claro, que esté en línea, público, y que se evite lo que pasa en otros lugares con el subregistro”.

“Con el sistema anterior, la última persona que tengamos fallecida de Covid seguramente iba a aparecer 3 ó 4 meses después. Y buscamos evitar eso”, indicó la funcionaria y analizó que “la decisión fue quitar del medio los fantasmas de ocultamiento de fallecidos”.

“Ponemos a disposición de cualquier provincia y de CABA el sistema para blanquear el número de fallecidos”, puntualizó la ministra. En ese contexto, remarcó que “he escuchado al ministro de Salud de la Ciudad decir que venía retrasada la carga” y, en ese sentido, estimó que “tanto en la ciudad de Buenos Aires como en otros distritos debe haber retraso en la carga de fallecidos”. (DIB) MM


Te puede interesar

Los judiciales pararán este jueves para exigir nueva oferta de Provincia

Los trabajadores nucleados en la Asociación Judicial Bonaerense realizarán este jueves un paro de actividades …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies