El festejo que genera preocupación en la vuelta a la presencialidad escolar


La comunidad educativa está en alerta, ya que los jóvenes que egresan este año del secundario están organizando fiestas clandestinas para la noche anterior al “Último Primer Día”.

Ante la preocupación de padres y docentes de los estudiantes que terminan la secundaria y desean realizar la celebración llamada “Último Primer Día” (UPD) en el marco de la pandemia de coronavirus, la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires envió a las escuelas algunos lineamientos para trabajar este festejo como un contenido pedagógico, durante los días previos al inicio de las clases.

Entre las sugerencias, se puso énfasis en el hecho de pensar en divertirse cuidándose y cuidando a los demás, con intención de reflexionar sobre esta celebración, que no está considerada dentro de los rituales escolares.

No obstante, más allá de que el UPD pone en tensión algunas creencias y hábitos de jóvenes y adultos, como la ingesta excesiva de alcohol previa al ingreso a la escuela, este año la preocupación es doble, por la posibilidad de que produzcan contagios de Covid-19 y por las decisiones que tomen la escuelas debido a los protocolos sanitarios diseñados parala vuelta a la presencialidad.

En los grupos de WhatsApp de padres las noticias sobre la organización de fiestas multitudinarias -y clandestinas- para la noche anterior al UPD corren desde principios de febrero, generando debates y desencuentros.

Marcela es docente y está al tanto de que el curso de su hijo está organizando una fiesta junto a otros dos colegios en la ciudad de la Plata. “Lo preocupante es que muchos no queremos que los chicos asistan a las fiestas previas, lo digo como madre y como docente, porque lo lógico es que después no deberían poder ingresar a las escuelas, ya que se ha puesto mucho esfuerzo en la elaboración de los protocolos para no propagar el coronavirus y no tenemos muchas respuestas al respecto”, señaló la mujer, que prefirió no revelar su identidad.

En el grupo de WhatsApp, según contó a DIB, hay padres que “han señalado que acuerdan con la celebración por todo lo que han sufrido los adolescentes en el 2020”, mientras que otros manifestaron que las escuelas “deberían obligar a esos estudiantes a cumplir una cuarentena y ser hisopados, como una cuestión de responsabilidad social”, si es que llegan el lunes 8 de marzo desde una fiesta clandestina.

En esa línea, Marcela precisó que “sería interesante que las escuelas diagramen alguna cuestión que no revista una sanción directa para estos grupos de chicos, sino que sea algo más vinculado a lo sanitario”, y planteó que acuerda con “la necesidad de dar la discusión sobre las formas de divertirse entre los jóvenes y los consumos problemáticos”.

En tanto, Marisa es médica y su hijo termina la secundaria este año en un colegio privado de la capital provincial. Sobre el UPD consideró que es “una locura” que se realice este festejo ya que “no hay respuestas desde el municipio ni desde los establecimientos educativos a menos de una semana del comienzo de clases”. Asimismo, aseguró que hay “una falta de empatía tremenda” con los trabajadores de la salud y también con los docentes, que han preparado las escuelas para la vuelta a la presencialidad. “No se entiende”, recalcó.

Campaña de la Defensoría

Esta semana la Defensoría del Pueblo lanzó una campaña que busca concientizar sobre los riesgos que implica realizar en plena pandemia de coronavirus el ritual del UPD.

El Defensor del Pueblo adjunto, Walter Martello, advirtió sobre posibles contagios que pueden producirse en las reuniones previas a la llegada a la escuela y pidió “problematizar la asociación entre consumo de alcohol y diversión” y realizar un abordaje sobre los peligros de las fiestas clandestinas y los encuentros masivos de estudiantes.

El funcionario reconoció “las dificultades que implica limitar un festejo a las y los jóvenes que acceden al último año de la secundaria, sumado a todo lo que implica un reencuentro con sus compañeros y compañeras”, pero insistió en la necesidad de evitarlos, y pidió un esfuerzo a las familias y a la comunidad educativa.

La campaña 2021 fue diagramada por el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría, en forma conjunta con el Observatorio de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

¿Qué es el UPD?

El UPD es un ritual para celebrar el último primer día, del que participan los estudiantes del último año de la escuela secundaria. Suelen llegar a la escuela desde fiestas o boliches, cantando, con bengalas, maquillaje y código de vestimenta

La celebración nació en las provincias de Mendoza y San Juan y se trasladó en la última década a las ciudades de Buenos Aires y La Plata. Luego se fue extendiendo a otras ciudades del interior, como Bahía Blanca, Mar del Plata, Junín, Chivilcoy, Rosario, entre otras. (DIB) ACR

Mira la Comunicación Conjunta N°1/2021 sobre los Rituales de despedida, el último primer día (UPD) y la situación sanitaria extraordinaria de covid19 emitida por la Dirección de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires

 


Te puede interesar

¿En qué distritos bonaerenses ya circulan las nuevas y peligrosas cepas de Covid-19?

Son 17 en total hasta el momento. Se trata de las variantes Manaos, California y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad