El Gobierno jugó sus cartas y espera reacción de la Policía


A horas de las protestas pautadas para este jueves por parte de la policía, Kicillof y Berni reafirmaron su postura y en la fuerza analizan pasos a seguir

El Gobierno de la Provincia mantiene una tensa disputa con la policía bonaerense. La relación parece irreversible luego de los hechos sucedidos en septiembre de 2020 cuando hubo una encendida protesta con oscuras imágenes como fue rodear la residencia de Olivos donde se encontraba el Presidente Alberto Fernández.

En este sentido y aduciendo que desde el gobierno provincial no cumplieron con las promesas realizadas tras aquella manifestación fue que convocaron a una nueva protesta a llevarse a cabo este jueves 11 de febrero en distintos puntos de la Provincia. A partir de ahí comenzó una nueva disputa entre Kicillof-Berni y la bonaerense.

En este contexto, Axel Kicillof, aseguró hoy que “va a llevar tiempo” una recuperación salarial de la Policía bonaerense que logre equiparar sus sueldos con los de las fuerzas federales, pero le advirtió a los miembros de la fuerza, en medio de las nuevas protestas convocadas, que “fuera de la ley, nada”.

En ese marco, Kicillof destacó que “en medio de la pandemia anunciamos la equiparación de los salarios con los sueldos federales. No es que lo dijimos, lo realizamos y nos propusimos un camino de recuperación salarial”. No obstante, indicó que esa equiparación “va a llevar tiempo”.

Así mismo este martes, el Ministerio de Seguridad bonaerense Sergio Berni decidió desafectar a más de 400 agentes de la Policía que en septiembre del año pasado participaron de una protesta de dos días por mejoras salariales y otras demandas en distintos puntos del distrito, entre ellos, las adyacencias de la Residencia presidencial de Olivos y la Gobernación bonaerense.

Los apartamientos determinados ayer están vinculados a líneas de investigación que alcanzan a 1.800 agentes, por lo que no se descartan más cesanteados. Los policías fueron separados de la Bonaerense, no prestarán servicio, cobrarán el 50% de su salario y “muy probablemente” sean dados de baja de la fuerza, le indicaron los voceros a esta agencia.

En lo que fue un nuevo escenario propicio para un nuevo cruce entre el Gobierno y la bonaerense durante el acto de entrega de patrulleros, Berni acusó a los policías de “disputar una caja millonaria, que intentan hacerse a través de un mecanismo que es la sindicalización policial”. Además, señaló que son “ex policías exonerados por ladrones” y que utilizan como excusa mejorar las condiciones de trabajo pero buscan generar “rebeldía”.

¿SE DEBILITA LA PROTESTA?

Fuentes policiales indicaron que a partir de los últimos sucesos y las declaraciones públicas de Kicillof y Berni, organizadores de la manifestación estarían pensando en re programar la protesta o bien no hacerla. Una muestra de las dudas que reina en la bonaerense con respecto a la movilización es que, tras los apartamientos, desde la página de Facebook “Policías Reclamando” indicaron que se iba a adelantar para esta mañana con un paro en toda la Provincia, pero eso no sucedió ni hubo nuevas pronunciaciones públicas.

Al mismo tiempo, en un comunicado que circuló por redes sociales, personal de la Policía manifestó: “Ante los acontecimientos recientes, por un lado las amenazas del propio Gobernador Kicillof, su Súper Ministro y la de Oficiales Jefes en cada destino los trabajadores, como la intempestiva disposición de desafectar a compañeros otorgándole así connotación política al conflicto y mostrando lejanía en la resolución no vemos obligados a concurrir al reclamo policial propuesto para el Jueves 11 de Febrero”.

MOJADA DE OREJA

En medio del clima de extrema tensión tras decretar la cesantía de más 400 oficiales y en la víspera a una nueva protesta de la fuerza, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, protagonizó un curioso episodio este miércoles en Varela, durante la entrega de patrulleros en esa localidad al hacer cuadrar a los oficiales que participaban del acto, con tono marcial.

“Agrupación, firme. Orden, vocación para servir a la Provincia”, gritó el funcionario, quien dio espaldas al escenario para ponerse frente a la tropa, previo a pedirle permiso al gobernador Axel Kicillof. Finalmente, le ordenó “descanso” a los oficiales.

El gesto de Berni pudo leerse como una demostración de autoridad en la previa a una nueva protesta convocada por policías que reclaman aumentos salariales. Pero el ministro se ha caracterizado en toda su gestión por ser afecto a este tipo de simbolismos. Incluso el año pasado encabezó un operativo para detener al sospechoso de un asesinato, pese a que la ley no permite que ningún civil comande a la policía en medio de una operación.


Te puede interesar

Vuelven a prorrogar el vencimiento de licencias de conducir

La medida otorga un plazo de 180 días corridos tras el vencimiento de las licencias …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad