La historia de Micaela Alba: la violencia de género que arrincona al suicidio


Micaela Alba decidió terminar con su vida luego de haber denunciado 3 veces a su expareja y no conseguir ayuda. Hay bronca y conmoción en Tandil.

Micaela Alba tenía 37 años y el viernes pasado decidió quitarse la vida. Sin embargo, su muerte no fue una decisión estrictamente personal: Micaela era hostigada y violentada psíquica y físicamente por su pareja desde hacía años.

El trágico final de Micaela fue todavía más impactante porque ese mismo día, la joven tandilense se desahogó en las redes sociales, contando cada una de sus padecimientos frente a su ex pareja, identificado con el apellido Marani.

La joven aseguró que en la Comisaría de la Mujer “se encogieron de hombros” luego de haber radicado tres denuncias y le dijeron que “no podían hacer nada” porque la causa “no tenía agravantes”. Ni siquiera tomaron en cuenta la depresión que ella sufría y de los siniestros intentos que pergeñaba su acosador: le llegó a arrojar gilletes para que se cortara las venas.

Por eso, su familia radicó una denuncia para determinar si Micaela pudo haber sido víctima de un “suicidio inducido”.

“Este señor, con el cual fuimos pareja y convivimos, habíamos decidido separarnos porque él desconfiaba de mí. Siempre lo hizo, era enfermo de celos y yo una tonta (compadeciente de sus rollos) toleraba sus acusaciones porque conocía su dolorosa historia. Un día decidió hackear mis cuentas con un programa que desconozco y reviso toda mi privacidad e incluso (como verán en las fotos) modificó mis datos”, fue uno de los primeros párrafos que Micaela escribió en sus redes sociales.

La mujer tenía tres hijos, un adolescente de 16 años y dos mellizos de 10 años. Quienes también fueron blanco del hostigamiento enfermizo de Marani. “Una noche me esperó en su casa, con una máscara y a los gritos me amenazó con una zanahoria. Me torturo toda la noche, diciéndome las atrocidades más hirientes que se le puede decir a una mujer. Me empujó, me ahorcó, me escupió y me arrastró hasta la puerta. Me incitaba al suicidio constantemente porque sabía que yo sufría de depresión y me hacía sentir culpable por algo que no había hecho. Por suerte por la mañana y ya agotada y en shock pudo rescatarme mi familia mientras él tiraba todas mis cosas afuera (y la de mis hijos)”, expresó Micaela.

La joven detalló que su ex pareja también “se encargó de acosarme vía mail, mensajes, WhatsApp a mi hijo mayor, mandándome gillettes (para que me suicide) y profilácticos usados”. “Así estuvimos 3 meses. No había un solo día que no recibiera agresiones, fuertes, hirientes, denigrantes y violentas hacia mi persona”, agregó, desesperada.

Otro de los puntos que decidió denunciar Micaela, fue la complicidad machista que recibió su ex pareja, hoy uno de los principales responsables de la muerte de la joven. Aseguró que Marani “continuó su vida como si nada hubiera pasado” y que en su lugar de trabajo (el hombre trabaja en una empresa de alarmas y una escuela de arte como docente ubicada en calle 9 de Julio y Maipú) “todos le palmeaban la espalda y trabajaban normalmente”.

“O sea, vos sos un criminal pero no pasa nada. Todo está bien. Y yo aquí. Devastada y retorcida del asco de la impunidad patriarcal. Si algo podemos hacer entre todos, es aislar a estos violentos, con escraches punitivistas ya que, la justicia no hace nada”, describió Micaela, horas antes de suicidarse.

Su hermana, Sofía Alba, habló con el Eco de Tandil y no dudó en considerar que la expareja de Micaela fue en realidad “quien hizo que terminara de caer en esto”.

“Ella vivía con él y tuvieron una pelea fuerte. Él la echó de la casa, le pegó, y fui yo la primera que entré, la pudimos sacar de ahí. Pero ahí ella entró en una depresión muy grande, estuvo internada en la Clínica de la Comunidad, tenemos mucho enojo porque estuvo internada un mes y la dejaron ir, no fue ayuda para ella”, denunció Sofía.

La hermana de la víctima agregó el dato de que el acosador tenía una orden de restricción (o perimetral) pero que “no servía, como pasa en todos los casos”.

“La acosaba, a mi viejo también. Hacía publicaciones escrachándola y después las borraba, pero yo las guardé y está todo en la comisaría. Nosotros consideramos que la incitó a que se suicide, vamos a ir a la Comisaría a decir todo lo que sabemos para que se investigue”, agregó la mujer.

 


Te puede interesar

Coronavirus en la provincia: “La altura del tsunami crece 20 metros por día”

El ministro de Salud, Daniel Gollan, se mostró preocupado por la velocidad en que avanza …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad