Pico: Tiene cáncer y hace tres meses que no le dan la medicación que necesita para seguir viviendo


Alicia Berth lucha desde diciembre del año pasado contra un tumor que hizo metástasis. De las tres drogas necesarias para su tratamiento, desde el Ministerio de Salud no le entregan una y en 6 días deberá volver al hospital para continuar con la quimioterapia. Gracias a la búsqueda de su hija, accedió a la donación de una ampolla y le prestaron otra dosis de un medicamento que cuesta $ 320.000

Descubrió un bulto en su mama derecha en junio de 2019. Sospechaba que algo estaba pasando y “por temor, ignorancia o un mal presentimiento”, como admite, decidió no contarlo a sus familiares. Alicia Berth (59) llegó a creer que no pensar en ello sería suficiente para que aquella protuberancia que sentía al tacto desapareciera. No fue así. Ese bulto siguió creciendo en su pecho y en diciembre, cuando finalmente habló de ello con sus hijos, el tumor se había convertido en una metástasis que afectaba su hígado.

Apenas supieron lo que Alicia sufría en silencio la llevaron al hospital y luego de varios estudios un médico confirmó las sospechas: el tumor era maligno, padecía cáncer de mama y tenía un órgano vital tomado. Con el diagnóstico claro, debió iniciar de manera urgente el tratamiento y en enero de este año comenzó con quiomioterapia, que continuó pese a la cuarentena.

Sin embargo, cuenta que desde mayo la cobertura médica del Programa Federal Incluir Salud -que depende del Ministerio de Salud de la Nación-, no le envía una de las tres drogas necesarias para ese tratamiento, indispensable para que pueda aspirar a mejorar su calidad de vida. Unos meses antes, un estudio reveló que la combinación de esas tres drogas era efectiva porque disminuyó el tamaño de los tumores, por lo que su familia reclama por medio de la Justicia que se lo sigan entregando. A 6 días de la próxima quimioterapia, no hay respuestas favorables y no sabe si la ampolla llegará a tiempo.

“Hace tres meses que no recibo toda la medicación que necesito. En julio, gracias a una persona de Rosario que me donó una ampolla de Pertuzumab -la que la obra social no envía-, pude recibir la quimioterapia. Pero aún no tengo la que debo usar el 14 de agosto para mi nueva sesión”, dijo Berth a Infobae, abrumada por la incertidumbre que vive y sabiendo que ella no es la única paciente oncológica que sufre por esa situación.

Apenada, Alicia recuerda cómo se dio cuenta de que en su cuerpo algo no estaba bien. “Vi un bulto en mi mama derecha, en el pezón exactamente, y pensé que podría ser un tumor, pero me dejé estar por miedo o por ignorancia y pensando que sería algo malo no se lo conté a nadie… Lamentablemente, creció muy rápido y cuando se lo pude contar a mis hijos, que viven lejos y no quería preocuparlos, me llevaron al hospital y me enteré que ya se había propagado bastante y convertido en una metástasis que ahora me afecta el hígado”.

En enero inició el tratamiento que constó de cuatro sesiones “fuertes”, asegura la mujer, con un cóctel de drogas que lograron achicar los tumores. Se ilusionó. Tras la buena noticia, debía continuar con quimioterapia cada 21 días con tres medicaciones combinadas y específicas el tipo ese enfermedad. “Según el médico, tengo que hacer esta quimio por un año y luego me harán nuevos estudios para ver cómo están los tumores y cómo seguir”, agregó la mujer, que además es hipertensa y padece la Enfermedad de Ménière, que le genera pérdida progresiva de la audición.

La combinación de drogas no fue al azar. “Está especificada en el vademecum para el tipo de tumores que tiene y es sí o sí la que debe recibir”, aseguró Betiana, hija de Alicia, a Infobae. Hasta el momento, la mujer hizo siete sesiones de quimioterapia, no cortaron su tratamiento por la pandemia.

Desde mediados de julio, Alicia espera que debido al recurso legal presentado ante la Justicia de Bahía Blanca, las dosis que necesita para volver a ilusionarse con recuperar su calidad de vida lleguen antes del 14 de agosto. “Sin saber qué más hacer, pedimos un recurso de Amparo, pero hasta ahora no obtuvimos respuestas de la cobertura médica. Dicen que el medicamento no lo envían porque está en falta, pero sí hay para comprarlo de manera particular. Así que no es que están falta, la están vendiendo en algunas farmacias”, supo Betiana, que es farmaceútica, y averiguó que cada ampolla de la droga que no recibe Alicia cuesta, de manera particular, $ 320.000.

La causa, que reclama a Incluir Salud el cumplimiento de la administración de los medicamentos y está bajo el número 1004/2020 – expediente 3232, ingresó por sorteo al Tribunal Criminal N° 3 de Bahía Blanca. Se espera la resolución por parte del Juzgado interviniente sobre la intimación presentada luego de que se planteara el incumplimiento de la medida cautelar (favorable al pedido de Alicia, con fecha 14 de julio) y resta la sentencia.

¿Por qué Alicia no recibe la medicación que tanto necesita? La mujer de 59 años, ex trabajadora de la fábrica de zapatillas de su pueblo, tiene una pensión no contributiva y no está jubilada por lo que no le corresponde PAMI sino la cobertura médica Incluir Salud.

Según la página del programa, “Incluir Salud está dirigido a titulares de Pensiones Nacionales No Contributivas (PNC), que no cuenten con asistencia de servicios de salud tales como obras sociales, y que voluntariamente se conviertan en afiliados al programa”.

A ellos se los reconoce en el Plan provincial de Control de Cáncer. El Banco de Drogas debe proveer de los medicamentos de manera gratuita a todas las personas que “tienen cobertura todas las personas que residan en la Provincia de Buenos Aires y NO TENGAN una cobertura de salud (obra social, mutual o prepaga). Los beneficiarios del programa PROFE INCLUIR SALUD residentes en el territorio provincial están cubiertos por el Banco”.

Además, asegura que “el Banco cubre los medicamentos listados en el vademecum oficial de Drogas oncológicas” que detalla que las tres drogas que necesita Alicia deben ser entregadas.

Desde el Ministerio de Salud aseguraron a Infobae que “cuando la gestión asumió, en diciembre de 2019, se encontró con que no se había realizado la compra anual de drogas oncológicas para abastecer el stock y así dar una respuesta a las y los pacientes”.

Desde el organismo, agregaron: “Sumado a esto con la imposibilidad de poder comprar, debido a que había una deuda que databa desde mediados del año 2018. Hoy en día, ya se iniciaron procesos de compra, entre los que está la droga Pertuzumab para tener en stock pero además para responder una serie de amparos judiciales, que obligan al Estado a entregar la droga, pero también a los proveedores a venderla. Algo que no ocurre tan fácilmente debido a la deuda contraída. Por otro lado, estos procesos de compra son de altísimo costo y en grandes cantidades por lo que los diferentes procesos de control y contralor hacen que la compra sea lenta, sumado a la coyuntura de la pandemia”.

Esperando que le retribuyan su derecho a la salud, Alicia contó que volvieron viejos malestares en estos meses: “Volví a sentir pinchazos en la mama como antes del tratamiento”. Apenada por ello, lamentó que “los médicos del Hospital Penna que me tratan no dicen nada al respecto. Mucha atención no me prestan y tampoco dan respuesta”.

Antes de ese faltante, asegura, todo parecía estar bien. “Hace unos meses le hicieron un estudio para ver cómo estaban los tumores y supimos que habían disminuido. Esto demuestra que la combinación de esas drogas es la correcta parta ella, pero desde hace tres meses no las recibe”, aseguró Betiana y remarcó: “Hablé con una persona de ANMAT, que es el organismo regulador de medicamentos, y ellos dicen que la droga que mi mamá no recibe sí está disponible en el país. O sea que se consigue”.

Pese a esa grave falta, en estos tres meses, Alicia contó con la solidaridad de quienes tuvieron a familiares enfermos de cáncer y que, tras sus pérdidas o cambio de tratamiento, donaron a un grupo las drogas sobrantes.

“Hay un grupo solidario de personas que ponen las ampollas a disposición de quienes las necesitan y fundaciones que ayudan a compartir los pedidos de ayuda de quienes requieren medicamentos oncológicos o de hematología, que son los más caros —reveló Betiana—. Gracias a ese grupo, mi mamá pudo tener su ampolla este mes, pero hay un montón de casos como el suyo, aunque el Vademecum de drogas oncológicas debe ser cumplido por el Banco de Drogas del Ministerio de Salud. No es que pueden elegir tenerlas o no. Si está en el vademécum están obligado a tenerlas por ley”.

La hija de Alicia añadió: “Esta es una situación muy estresante. Estoy embarazada de 36 semanas, a punto de parir, y no pude conectar con mi situación por los nervios y estrés de ir detrás de una obra social y la angustia de no saber si mi mamá tendrá su medicación para continuar con el tratamiento que le estaba dando buenos resultados. Hasta que no la tenga no voy a estar tranquila, la falta de respuesta es desesperante”.

Via: InfoPico – Tiene cáncer y hace tres meses que no le dan la medicación que necesita para seguir viviendo


Te puede interesar

Carlos Tejedor: Desde este viernes están habilitadas nuevas actividades

Nuevas actividades habilitadas: Tenis; Pádel; Pelota paleta; Golf; Bares y restaurantes (De lunes a domingos, …

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies