Verlos partir, y quedar partidos


“Me quiero ir, acá no hay futuro”. La frase resume la intención del 75% de los jóvenes argentinos que tienen posibilidades de pensar en irse, de abandonar el país.Hay varios sondeos que muestran esta triste tendencia de la que nadie habla, porque estamos demasiado ocupados con la inflación, la pandemia y las elecciones. El 75% se quiere ir, no quiere estar en Argentina, sienten que este, su suelo, no les ofrece futuro. Y lamentablemente, tristemente, terriblemente, tienen razón.

Dos de los sondeos que hacen tangible esta idea y demuestran la tendencia del objetivo aspiracional de la mayoría de nuestros jóvenes, son los realizados por el Instituto de Ciencias Sociales y Disciplinas Proyectuales de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) y por la consultora Taquión Research Strategy. En el primer caso, el 75% de los encuestados, con un promedio de 32 años, aseguró que evaluó la posibilidad de abandonar el país en el último año. En el segundo, 8 de cada 10 argentinos, contestaron que están pensando en irse.

Los motivos son los mismos en ambas encuestas: las crisis económicas recurrentes, la falta de trabajo, la búsqueda de mejores posibilidades de desarrollo profesional, la inseguridad, la ausencia de un horizonte de progreso. Argentina no les ofrece futuro, ni siquiera la esperanza de tenerlo, Argentina los expulsa, los desgarra, los empuja a tomar la decisión de emigrar.

¿Y qué les vamos a decir para retenerlos, que podemos decirles, qué argumentos podemos esgrimir para que no se vayan? No hay dato de las últimas décadas que pueda contrarrestar lo que sienten, no hay proyección que ofrezca un mínimo atisbo de que algo va a cambiar. Es tan doloroso verlos partir, como saber que lo que sienten y lo que piensan es desesperadamente cierto.

No consiguen trabajo y si lo consiguen están mal pagos, no llegan a fin de mes, siguen dependiendo de las familias para arañar los últimos días del almanaque. No pueden desarrollarse, no pueden proyectar, no pueden planificar, no hay certezas, ninguna. No pueden, porque Argentina es un lugar hostil para ser joven, un lugar en el que el esfuerzo y el trabajo no garantizan nada, en el que la estabilidad no existe y la previsión económica, no es ni siquiera una utopía. No pueden porque en Argentina no pueden tener nada, ni siquiera esperanza.

“Acá no hay futuro” dicen, y qué les vamos a decir para retenerlos, qué les podemos refutar. Tienen tanta razón que hasta da pudor expresarles el dolor intenso de verlos partir. Es tristísimo, pero no hay trabajo, por más buena voluntad que le pongan, por más buena intención y empuje, sabemos que no hay modo, que nuestro país no les ofrece oportunidades,ni a los jóvenes, ni a los adultos, ni a los más grandes, a nadie. Somos una trituradora de esperanzas, Argentina no alcanza para todos.

Con una pobreza estructural que alcanza al 35% de la población y todos los indicadores de la economía en rojo, no hay ni habrá oportunidades de un trabajo, de emprender exitosamente, de crecer o desarrollarse. Los datos del INDEC sobre el mercado laboral muestran cómo durante la cuarentena el desempleo aumentó afectando a 2,3 millones de argentinos, la cifra más alta desde el 2004. Hace 10 años que no hay nuevos empleos en la actividad privada y todo indica que tampoco va a haber en lo mediato. El desempleo además se duplica en el caso de los jóvenes y roza el 20%. La pobreza infantil y juvenil supera a la mitad de la población, 6 de cada 10 niños viven en hogares donde no tienen los recursos económicos para cubrir las necesidades básicas. Sinceramente, ¿a qué se van a quedar?

Hablamos de inflación, pandemia y elecciones, no hablamos de nuestros chicos. Miramos para otro lado, porque no tenemos capacidad de reacción, tenemos tantos problemas y de tal tenor, que estamos sobrepasados, literalmente sobrepasados.

“Me quiero ir, acá no hay futuro”. Nuestro país está expulsando a nuestros jóvenes, los está empujando a buscar mejores horizontes afuera. Se van no porque no quieran estar en Argentina, se van porque acá no pueden trabajar, no pueden estudiar, no pueden pensar en futuro, no pueden proyectar su vida, no pueden aspirar a nada.Se van y no podemos hacer nada, solo verlos partir y quedar partidos.


Te puede interesar

¿Que tenés que hacer si presentas algunos de los síntomas compatibles con Covid-19? 🤔❓

Si manifestas fiebre, tos, dolor de garganta o dificultad respiratoria 🤒, te pedimos que te …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad