La odisea de una hija que le negaron diez solicitudes para ingresar a San Luis a ver su padre que tiene cáncer


Victoria Garay quiere viajar casi 3200 kilómetros para reencontrarse en Quines con el padre que padece cáncer de pulmón. Tiene la autorización de su provincia de origen y el hisopado negativo, pero el Comité de Crisis de San Luis no autoriza la entrada.

Martín Garay, recibió hace aproximadamente seis meses la noticia del avance de un cáncer de pulmón con metástasis ósea.

Victoria vive en Tierra del Fuego ansia ver y abrazar a su padre antes de que sea demasiado tarde. El 10 de agosto le informaron desde un centro oncológico que daban por finalizado el tratamiento.

Desde ese momento comenzó su odisea para ingresar a San Luis con diez solicitudes enviadas al Comité de Crisis del Gobierno puntano que fueron rechazadas.

Su historia se conoció en momentos que la Argentina quedó conmovida con el caso de Solange Muse que murió de cáncer y no pude despedirse de su padre, que viajó desde Neuquén y le impidieron la entrada a Córdoba.

Con la angustia que vive, Victoria se queja porque pese a sus reiterados pedidos, aún no consigue obtener la autorización.

“Empezamos a tramitar todos los formularios correspondientes con documentación respaldatoria que acredita la enfermedad de mi papá, partida de nacimiento que certifica el vínculo, nos rechazaron porque no tenemos domicilio en Quines, que es algo lógico porque vivimos otra provincia”, aseguró en diálogo con El Chorrillero.

“Gestioné la solicitud para salir de Tierra del Fuego y el gobernador Gustavo Melella nos otorgó el permiso inmediatamente”, dijo. A su vez, se realizaron el PCR que resultó negativo en Covid- 19. En menos de 24 horas obtuvieron el permiso de circulación nacional para viajar en automóvil a San Luis junto su hermana, Antonella y su sobrino de 5 años.

“Mi papá ha perdido la lucidez, delira y tiene respiración asistida. Mi mamá es una mujer de hierro que junto a mis hermanos lo contienen y lo cuidan”, señaló con la voz entre cortada.

Martín Garay, de 61 años, y su esposa Graciela Gatica, emigraron hace unas décadas, como muchos jóvenes de la región, a trabajar al sur argentino. Hace unos años decidieron regresar a su tierra.

Las palabras de Victoria, son realmente conmovedoras, en su habla se nota la angustia, la desesperación y recordó a su padre como “un hombre vital y sonriente que el cáncer en seis meses lo fulminó”.

“Hoy corremos a contrarreloj, mi padre está sumamente grave, me gustaría que el Comité de Crisis, en vez de poner palos en la rueda, analice nuestro planteo y vea que el pedido es real”, manifestó.

Las hermanas no se darán por vencidas y harán hasta lo imposible para volver a abrazar a su padre, sin importar que eso signifique no poder regresar a su provincia hasta que abran las fronteras.

“Estoy pidiendo nada más que despedirme de mi papá, no me voy de vacaciones ni a pasear”, dijo.


Te puede interesar

Coronavirus en San Luis: sancionan ley de donación de plasma de pacientes recuperados

Se contempla la creación de un banco específico, campañas de difusión, registro de donantes y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies