María Celia Botasso “Lo que pienso es muy largo, pero lo quiero compartir …”


Educación: este derecho del que todos gozamos pero con tan diferentes niveles de concreción que por momentos espanta.

Que el sistema educativo no está logrando alcanzar los objetivos deseados, no es novedad para nadie. Que los docentes por sí solos no pueden cambiar las cosas, también lo sabemos, soy docente-

Hoy hay niños que pasan invisibilizados por las escuelas, escuelas que excluyen con los niños/niñas dentro de sus salones, educación de primera, segunda y más niveles de calidad, violencia en las escuelas y su entornos, niños con jornadas limitadas, niños medicados. y ahora hasta adoctrinamiento.

En medio de toda esta realidad el único cambio que se le ocurre al Gobierno de la Provincia de Buenos Aires es flexibilizar el sistema de promoción de los alumnos del colegio secundario y extender la jornada de clases para que los alumnos reciban más de lo mismo.

Es muy fácil advertir que hoy las escuelas lejos de permitir el ascenso de nivel educativo de sus alumnos, promueven cada vez más el analfabetismo funcional. Y esto queda demostrado en la falta de comprensión de textos, de estrategias de resolución de problemas, falta de escrituras de textos con coherencia y cohesión de gran parte de los alumnos que llegan a niveles terciarios/ universitarios.

Ante hechos violentos como los de la semana pasada, lo primero que nos sale es preguntarnos qué estamos haciendo como sociedad, como familias, qué están haciendo las autoridades educativas y qué políticas públicas se llevan adelante desde los distintos niveles de gobierno. Y viene a mi memoria inmediatamente la negativa que recibió el Municipio a la propuesta de llegar a las escuelas con el programa “mi mundo y la violencia” igual negativa que recibió El Servicio Local que se ofreció a recorrer las escuelas explicando los derechos de cada alumno/a y a identificar precozmente situaciones de violencia a los que a veces se ven expuestos los niños sin saberlo.

Desde el Municipio de Rivadavia se han planteado innumerables políticas en pos de la educación : programa RED, capacitaciones, remodelacion y construcciones edilicias, remises, servicios de acompañantes terapéuticos, Jardines Maternales, Escuela de idioma, Escuela Bosque,ayudas escolares, becas Centro de Estudios Superiores, entre otras. pero hoy necesitamos algo más.

Situaciones como estas, que vienen a interpelarnos a todos, nos gritan a la cara que ya no hay lugar para brechas, miradas de reojos, disputas partidarias, ni ver quien le gana a quien. Al menos quienes realmente queramos cambiar algo, quienes piensan en el bien común y no en beneficios sectoriales.

Todos, familias, docentes, estados provincial y local, sectores públicos y privados, nos necesitamos y nuestros niños/as y jóvenes nos necesitan a todos trabajando juntos.

Recordemos que los niños y jóvenes aprenden más por imitación y ejemplo que por lecciones, así que si mantenemos relaciones violentas, ya sea por indiferencias, por abuso de poder, por malas contestaciones, en forma explícita o simbólica, nuestros hijos y alumnos aprenden eso. Esto sumado a factores como exposición constante a pantallas, falta de socialización cara a cara, por uso de redes sociales, drogas y otras causas, nos dan una idea de la situación en la que se encuentran nuestros niños/as y jóvenes.

Es este un llamado desesperado a la sociedad en sus distintos estamentos: “o comenzamos a cambiar algo o el futuro estará muy comprometido.”

Comenzar a pensar las nuevas infancias, aprender cuáles son los momentos evolutivos de los niños/as y jóvenes , respetarlos y enseñar en consecuencias, discutir cuál es la educación que queremos para ellos, pensar el modelo de persona que queremos formar. Pensar la nueva escuela, diagramar espacios, nuevos organigramas, refundar relaciones institucionales.

Tenemos un arduo trabajo por delante, que llevará conflictos, consensos, discusiones, estudios, investigaciones. Y debemos hacerlo desde la más absoluta humildad, porque ninguno por sí solo sabe cómo solucionar estos problemas, pero seguro todos tenemos algo que aportar a esa solución. Lo que no podemos permitirnos es seguir como espectadores sin hacer nada y quejándonos de lo mal que están las cosas.-


Te puede interesar

Búsqueda de cocinero/a para el Hogar Huellas

🔎 La Municipalidad de Rivadavia se encuentra en la búsqueda de un cocinero/a para el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad