Una pelea entre dos alumnas de la Secundaria 5 obliga a las autoridades educativas a tomar medidas contra la violencia


Durante los últimos días esta circulando a través de WhatsApp y otras redes sociales un vídeo que fue filmado la semana anterior cuando las adolescentes salieron de la escuela y se pelearon violentamente en el terreno que se encuentra frente a la institución.

El vídeo que dura 1 minuto y 44 segundos muestra en todo se realismo la violencia que se encuentra presente hoy en la sociedad trasladada a las menores en cuestión y sus compañeros, quienes en vez de separarlas las alientan a seguir peleando con duras frases como “pateale la cabeza” entre otras.

La oportuna intervención de un vecino de la escuela, Enrique Farias, quien se metió a separarlas hizo que la pelea no llegue a terminar en una situación trágica ya que puede verse con la violencia que las jóvenes se golpean.

En una charla mantenida con Master News, Farias comentó “Nos es la primera vez que tengo que separar una pelea de estas características, creo que es la quinta vez. Es muy triste lo que esta pasando con nuestra juventud, con la violencia que tratan de solucionar sus problemas”.

Sin dudas que la comunidad educativa de la escuela Secundaria 5, las autoridades del colegio y de Educación Distrital, los docentes y los propios alumnos tienen por delante una tarea sumamente importante; enseñar y aprender que los problemas entre las personas no se solucionan con violencia.

La Provincia de Buenos Aires cuenta con una ley contra el acoso y el hostigamiento en la escuela

La Ley N°14750 establece que todas las escuelas de la provincia de Buenos Aires -tanto públicas como privadas- tendrán que tener “acuerdos de convivencia” para combatir el acoso escolar o bullying, la discriminación y la violencia, además de habilitar una línea y una página web para recibir denuncias

¿Qué es el bullying, acoso u hostigamiento escolar?

El bullying es una forma de maltrato intencionado y perjudicial de un estudiante hacia otro compañero. No se trata de una agresión cualquiera en el ámbito escolar. Es el hostigamiento y la violencia sostenida en el tiempo y requiere de una complejidad relacional entre un niño o adolescente que no puede controlar sus niveles de agresividad y su capacidad de percibir al otro como sujeto de derecho, y una víctima con cierto grado de vulnerabilidad.

El hostigamiento sucede en la escuela porque es el primer ámbito exogámico de la familia. Es probable que quien es agresivo en la escuela también lo sea en su hogar pero tal vez esas conductas no sean visibilizadas o quizás se observan y no se evalúan como algo inadecuado.

La segregación de un chico por parte de sus pares en el colegio, facilita este tipo de conducta porque instalan el foco en la posible víctima y además alientan al agresor a traspasar barreras que otros no se animan.

¿Cuáles son las señales de alarma que pueden indicar si alguien está siendo víctima del bullying?

Desde la familia:

-El niño presenta lesiones físicas.
-Tiene cambios de humor. Está triste o tiene síntomas de depresión.
-Bajan sus calificaciones.
-Evitar hablar del colegio o no quiere ir.

Desde el ámbito escolar:

-El niño falta con más frecuencia de lo normal.
-Se muestra triste o afectado.
-Es excluido por sus compañeros.
-Presenta golpes o heridas cuando regresa del recreo.
-Se pone muy nervioso al participar en clase.

¿Qué pueden hacer los niños o adolescentes víctimas de bullying?

-Hablá con tus compañeros o amigos sobre lo que te está pasando.
-Es muy importante que también hables de esto con tus padres, docentes o con un referente adulto de confianza (abuelos, tíos).
-Dejá claro que la situación te afecta profundamente.
-Recordá que no tenés la culpa de lo que te está pasando.
-Debes saber que no estás solo.
-En cualquier circunstancia podés llamar al 102, la línea gratuita y anónima de la provincia de Buenos Aires, donde te atenderán profesionales que te brindarán asesoramiento.

Resumen:

Antes: Es importante no minimizar los pedidos de ayuda de los alumnos para resolver conflictos; por el contrario, demostrar una actitud activa.

Durante: Es necesario que cualquier persona adulta de la escuela que presencie situaciones de conflicto entre alumnos intervenga con el fin de disminuir la carga emocional. Frente a una agresión física, se debe separar a los participantes, calmarlos, propiciar serenidad y conversar con cada uno de ellos en forma independiente. Además, si están lastimados, hay que comunicarse en forma urgente con el servicio de urgencias.

Después: Involucrar al grupo, convocar a las familias, proponer espacios de diálogo, realizar siempre por escrito un registro de lo ocurrido y comunicar las sanciones.


Te puede interesar

Un hombre murió arrollado por un camión en el acceso de América

El siniestro vial sucedió cerca de la 2 de la madrugada de este sábado cuando …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad